martes, 7 de abril de 2009

Tus ojos

                Lágrimas secas que nunca secaron en tu corazón. Nunca lo logré conocer como quise pero si amarlo.

                    amarlo,

                                  amarlo,

                                                perderlo

                                                              y amarlo

                                                                            y amarlo

e infinito. Y en más acá, en más allá.

Perdóname,

                    dije

queréme,

                    quise.

                Se acostó y soñó con los, en una noche de pascua.

                Soñé con tu boca

                                                    tu ser,

                                                                y...

                                                            tus ojos.

                Murió por tus ojos y ellos no miraron esa muerte.

                Yo lo veía morir,

                                                    lo veía sufrir.

                Lo quería ver morir

                                                    sólo así te conseguiría

                a tus ojos,

                                    tus ojos,

                        tus ojos


tus ojos,

tus ojos!!!

                ¡Entendé!

                                    Entre tanta angustia socorrida me sentí, a la vez, abandonado

                                    desteñido de sabores despojado por ella misma

                Voluntad,           protagonista de mi dolor así que,

                        ¡Olvidala!

                                              No sabe que es él

                                                              no sabe.. sus ojos, no

                                                              descubre, no sospecha

                        ¡Olvidala!

                                              Hay demasiados ojos en el mundo.

Escrito en colaboración con Mariel Müller

No hay comentarios.:

Publicar un comentario