domingo, 26 de abril de 2009

Sin nombre XV


Nunca bebás

agua turbia

                          con cenizas

de un fuego

que devoró

                          a bueyes lerdos

jueves, 9 de abril de 2009

Salada muerte


guerrera

segura tu espada

en tus ojos el alma veo perfección veo

siento esta pelea perder perder

muerte salada

A la noche


las sirenas aprendieron

a tener envidia las sirenas

las sirenas aprendieron

de los celos las sirenas

las sirenas aprendieron

Valeria


en suspirar

tardé un año

fue verano

                        otoño

                                      invierno

                                                        verano


suspiré


que hubiese sido del aire

inspirado en

brillante febrero

teñido en enero de púrpura

perdió su ambivalencia

gris gris otoño gris


y aún te recuerdo invierno

sangreletra

de puño carne tinta

y su nombre

perdido entre la sal

y pudriéndose en la miseria


un adiós es insuficiente exacto

para cerrar lo que siempre queda abierto

martes, 7 de abril de 2009

Demasiados espelunchis. Basta de Crashes.


salepeando espelunchis

crashes arriba

crashes abajo

crashes crashes

más crashes

perendenguear

basta de crashes

todos perendengueados

basta de crashes


¿espelunchis?

salep uno

salep dos

salep vaarios

todos salepeados

demasiados espelunchis

salepear y peredenguear

espelunchis espelunchis

gostreb espelunchis

gostreb gostreb

basta

Tus ojos

                Lágrimas secas que nunca secaron en tu corazón. Nunca lo logré conocer como quise pero si amarlo.

                    amarlo,

                                  amarlo,

                                                perderlo

                                                              y amarlo

                                                                            y amarlo

e infinito. Y en más acá, en más allá.

Perdóname,

                    dije

queréme,

                    quise.

                Se acostó y soñó con los, en una noche de pascua.

                Soñé con tu boca

                                                    tu ser,

                                                                y...

                                                            tus ojos.

                Murió por tus ojos y ellos no miraron esa muerte.

                Yo lo veía morir,

                                                    lo veía sufrir.

                Lo quería ver morir

                                                    sólo así te conseguiría

                a tus ojos,

                                    tus ojos,

                        tus ojos


tus ojos,

tus ojos!!!

                ¡Entendé!

                                    Entre tanta angustia socorrida me sentí, a la vez, abandonado

                                    desteñido de sabores despojado por ella misma

                Voluntad,           protagonista de mi dolor así que,

                        ¡Olvidala!

                                              No sabe que es él

                                                              no sabe.. sus ojos, no

                                                              descubre, no sospecha

                        ¡Olvidala!

                                              Hay demasiados ojos en el mundo.

Escrito en colaboración con Mariel Müller

Sin nombre IX


fuí botella

en mano del hombre bebedor

que en su borrachera

buscó olvido

olvidar a la mujer


fuí sexo

en cuerpo de la mujer olvidada

que en noches carnales

buscó olvido

olvidar al hombre